La Junta servirá a más con acceso expandido al Programa de Asistencia

October 25, 2021

La Junta de Pensiones de la Iglesia Presbiteriana (E.U.A.) ha anunciado los cambios más extensos al Programa de Asistencia en una generación. Las modificaciones encausan ayuda financiera a los ministros en donde sus necesidades son mayores y relajan los requisitos para extender el acceso en todos los tipos de membresía del Plan de Beneficios. Los cambios entrarán en vigencia el 1 de enero de 2022.

"El Programa de Asistencia juega un papel importante al apoyo a la plenitud integral de la Junta", comenta el presidente de la agencia, el reverendo Frank Clark Spencer. "Ninguno de nosotros puede experimentar shalom, el florecimiento de la vida, que es lo que Dios nos desea, si tenemos preocupaciones económicas. La estabilidad financiera reduce el estrés y nos permite cuidar de nosotros mismos y de los demás".

Los cambios que aprobó la Junta Directiva de la agencia el 23 de octubre de 2021 incluyen una subvención nueva para lidiar con la deuda de los ministros. El Programa de Alivio de la Deuda de Ministros es para suscriptores de Minister's Choice o Participación del Pastor cuyos salarios están por debajo del salario vigente promedio. El programa piloto de tres años incluye planificación financiera y hasta un máximo de $10,000 en asistencia.

"Nuestro programa Pastores Saludables, Congregaciones Saludables nos mostró el gran problema que representa la deuda para nuestros ministros... y para la vitalidad del ministerio", añadió el reverendo Spencer. "Los participantes en Pastores Saludables demostraron gran aprecio por el elemento de planificación financiera, así que hemos incluido eso en el Alivio de la Deuda de Ministros".

La Junta promoverá el Alivio de la Deuda de Ministros ampliamente entre las comunidades de color y los grupos que han sido históricamente marginados en la confesión. Ese enfoque refleja el cometido que la agencia comparte con la Iglesia con respecto a la diversidad, equidad e inclusión.

La equidad e inclusión se encuentran al centro de los cambios en la elegibilidad para los suplementos de ingresos y vivienda. Más pensionados se beneficiarán de esta ayuda a la calidad de vida, con un enfoque en los empleados de la iglesia que han estado inscritos en forma interrumpida en el Plan de Pensiones de Beneficios Definidos. Actualmente un jubilado tiene que haber participado 20 años en el plan de pensiones; esa cifra se reducirá a 15 años. Pero, más significativamente, las personas que sirvieron a congregaciones, consejos de mando intermedio y/o agencias por un mínimo de 10 años sin inscribirse en una pensión recibirán un crédito por esos años. Como resultado, necesitarán solo cinco años en la plan de pensiones para solicitar los suplementos.

"El Programa de Asistencia tiene el potencial de beneficiar en gran medida a muchos más miembros del Plan de Beneficios y a sus familias", indicó la Vicepresidente Ejecutiva Linda Jacobsen, quien está encargada del programa. "Estos últimos cambios relajan los requisitos de manera que más empleados de la iglesia podrán tener acceso, además de responder al hecho de que la membresía de nuestro plan se está volviendo más diversa con la participación cada vez mayor de organizaciones afiliadas".

Hace cinco años la Junta actuó para expandir la membresía del plan. El objetivo fue fortalecer el plan de la Iglesia a pesar de que se redujo el tamaño de la confesión. La clave para este esfuerzo fue incluir a empleadores con una afiliación a la IP(E.U.A.) en el plan. Estas organizaciones afiliadas incluyen instituciones educativas, comunidades de vivienda para personas mayores y organizaciones de servicios humanos. Sus empleados representan diversos grupos raciales y étnicos, afiliaciones religiosas, trayectorias profesionales y antecedentes educativos.

"Estos empleadores han dado al Plan de Beneficios una vida nueva", agrega la Srta. Jacobsen. "Se les había ignorado esencialmente como participantes potenciales. Están impulsando ahora el crecimiento en el plan, fortaleciéndole de tal manera que puede apoyar mejor a nuestros ministros y empleados de la iglesia".

La transición a estudios universitarios es un punto de cambio que realza tanto la diversificación de la membresía como el alto costo de la educación universitaria. Esta subvención solo se brindaba a estudiantes de tiempo completo que empezaban una carrera en una universidad de cuatro años. Ahora cualquier tipo de educación o capacitación calificará, incluidos los colegios comunitarios y las escuelas técnicas o vocacionales. La inscripción puede ser de tiempo parcial o completo. Y se incrementará la subvención desde un máximo de $1,000 a una fija de $2,000, con un monto adicional de $1,000 para aquellos inscritos en un colegio o universidad presbiteriana.

Se incluyen estos cambios adicionales que entran en vigor el 1 de enero de 2022:

  • La Asistencia para Adopciones se incrementa de $3,000 por niño a $6,500.
  • El Apoyo sabático del Sabat se incrementa de un máximo de $3,000 a un máximo de $4,000.
  • La elegibilidad de ingresos para las Subvenciones Médicas para Jubilados se incrementa de menos del promedio de los ministros en la congregación a menos de 1.2 veces el promedio (o $74,520 en el 2022).

"Hemos redefinido la administración como la prestación de la mayoría de los beneficios a la mayoría de la gente sin poner en peligro la sostenibilidad financiera con el fin de mantener las promesas hechas a los miembros y a los jubilados", puntualiza Spencer. "La Iglesia les ha pedido a sus miembros que sean las manos y pies de Jesús, que sean los agentes de cambio en el mundo. La Junta responde a ese llamado, en parte, por medio del Programa de Asistencia".